lunes, 3 de marzo de 2014

And the OsCar goes to... NO HABLO DE CINE (ni moda) LO PROMETO


El domingo se entregaron los Óscar la gran noche del cine (¿a que no teníais ni idea?).  Las
películas más importantes del año. Yo antes me las tragaba TODAS (las pelis). Era joven y tenía mucha vida por delante. En el colegio hacía quinielas, as freak as I was, me despertaba corriendo para ver quien había ganado (LoSer). En la universidad llegue a ver la gala en directo (más LoSer aún). Ahora creo que no he visto ni una sola de las nominadas.

Lo reconozco me he vuelto una simple, ya no me gusta el cine. Podría hablar de precios abusivos, bla, bla, bla… De impuestos… más blablablá. Pero paso de que rojos, azules o PB (Pili Bardem) me den un discursito… La vida es corta y PB no me va robar ni un segundo. Lo cierto es que cada vez que estoy en una sala no paro de mirar el reloj.

Pensar que tengo que estar al menos 90 minutos desconectada de whatsapp, sin poder responder a mis muchos admiradores… O lo que es peor, descubrir, cuando ha terminado la película, que en 90 minutos que no he tenido ni un admirador. El único mensaje es un email de alargamiento de pene…

Me desespera. No poder levantarme a la cocina a por un trozo de chocolate. No ir al baño a mirar si me ha salido una cana, un grano, o pesarme después de la onza de chocolate me MATA. (No tengo ninguna cana es un ejemplo de lo que hace la gente cero divina, no es mi CASO)

No me malinterpretéis tampoco es que no vea nunca películas. Me encanta las pelis de después de comer los fines de semana; eso sí en TeleCiRco y Antena 3: cine de calidad; con largas publicidades. Poder tener un descanso, comentar el trabajo de maquillador y la faja adecuada que hacen que cardos borriqueros como Pataky o Jennifer López parezcan Diosas.


Todo este rollo ¿Para que os lo cuento? Porque esta mañana he visto un corto buenísimo. En realidad era un anuncio de tampones creo…. Una historia como Dios manda con presentación, nudo y desenlace. Una trama intensísima: una cheerleader descubre que está en esos días el día de la final estatal WTF!!!

Mucho  más intenso que esos tostones de horas que los cinéfilos llamáis imprescindibles. Un final semi abierto de esos que te dejan reflexionar a ti. ¿Se liará con el Quaterback o por fin él saldrá del armario? ¿Qué cantidad de ibuprofeno habrá tomado para dar semejantes saltos en esos días? ¿Realmente al hacer el casting buscaron un modelo menstruando o será todo una trola?

Y es que la mayoría de los Cuaron, Scorcese o Allen de turno empezaron con cortos. En serio, ¿si pudieron contar grandes historias en 4 minutos para que 2 horas y media? La hora y 56 restantes escribirla en un blog. Ahorrar pasta a los productores y tiempo al contribuyente!!


Dejo una historia que me ha encantado (en 3 minutos y medio)…


3 comentarios:

Lucía Lucía dijo...

Mierda 2 horas y media, si le restas cuatro minutos, no son 1 hora y 56 minutos... Creo que soy rubia interior...

Anónimo dijo...

Totalmente deacuerdo contigo, hay muchas películas ahora que les sobran hasta los titulos, y al parecer se les esta terminando la materia gris a productores y escritores, por que la gran mayoria de las peliculas actuales no son mas que una deposicion pinchada por un palo, me gusta tu blog, lo voy a seguir, un abrazo desde tarragona

Anónimo dijo...

La subnormal soy yo por hacer caso a tu invitación de ver una historia que "te encantò" en 3 minutos. Deberìan existir leyes que desalentaran a la tribu de blogeros/as que sòlo engrosan listas de imbecilidad y verborrea.