viernes, 30 de noviembre de 2012

UNA EXPERIENCIA PARA NAVIDAD




Me han sugerido que para fidelizar seguidores, y con eso de que es Navidad, debería hacer un sorteo. Por un momento me planteé invitar a cenar a mi mayor fan de todos. Pero, el premio era tan apreciado que ya me imaginaba a Ana Blanco abriendo el telediario con peleas de barro entre los pretendientes al título. No obstante y por mucho que os creáis merecedores de este, lo cierto es que nadie me aprecia tanto como me quiero yo a mi misma. Para irme a cenar sola me quedo en casa.


Así que os propongo que seáis vosotros los que me sorprendáis porque es Navidad.  Olvidaros de Chanel o Tiffany. En serio, como podéis imaginar, alguien como yo hace un par de semanas que tiene el buzón saturado por mi club de fans de Maharajas indios y Jeques árabes: bolsos de Dior, bufandas de Hèrmes, Tiaras de Cartier, Diamantes Harry Winston… Quiero que seais originales. No quiero nada material, proponerme experiencias únicas, diferentes y muy locas. Prometo llevar a cabo las más divertidas (que sean viables) y contarlas aquí con todo detalle.

Un beso corazones.

jueves, 29 de noviembre de 2012

QUÉ FUE DE LAS ESTRELLAS INFANTILES...


En esta época del año, todos las que fuimos estrellas infantiles tenemos una cita ineludible. Los niños que un día triunfamos en televisión nos reunimos para ponernos al día: Farmacia de Guardia (que ya son abuelos), Médico de Familia, Club Megatrix, Los Serrano, Melody y sus Gorilas, Bom Bom Chip… Bueno los que aun estamos vivos, fuera de la cárcel, del centro de desintoxicación o del psiquiátrico.

No se si os lo he contado alguna vez, yo fui una estrella de televisión infantil. Mi carrera fue breve pero intensa. A pesar de mi prometedor futuro como estrella en el mismo día en el que comencé a brillar, apagaron mi luz para que me dedicase a estudiar (como si eso sirviese para algo con 6 millones de parados qué ojo tienen en mi casa). Aun así, en mi parque y mi guardería durante un verano no se habló de otra cosa. Incluso, Isidro, el director de una sucursal bancaria de Cáceres amigo de mi padres, me vio durante su café de media mañana y todavía me lo recuerda 21 años después. Hay cosas que marcan en la vida y yo le marqué.

Fue el 5 de junio de 1991 (mi 5º cumpleaños) cuando protagonicé el programa de Teresa Rabal. Me cantó una canción (bastante fea por cierto), y me hizo elegir entre una pera, una manzana y un plátano. No recuerdo que elegí, el caso es que me tocó una mountabike ultimísimo modelo con 28 marchas que días después hice cambiar a mi padre por una BH rosa con cesta.

Las reuniones de ex-estrellas infantiles son lo máximo. Al principio invitamos incluso a alguna estrella internacional. Macauly se acercó un par de veces, pero tenía una gran obsesión por fumarse todo lo que estaba a su alcance. Después de esnifarse la purpurina de los monos de la Melody decidimos no invitarle. El del Sexto Sentido también se acercó algún año pero desde que empezó a comerse a los muertos en lugar de verlos nos dar un poco de yuyu, a ver si un día se va a quedar con hambre y nos va a pegar un bocado. Así al final todo queda en casa.

Algunos de nosotros, los menos, siguen dedicados a la interpretación. Como era de esperar, la mayoría hemos triunfado muchísimo. Ante todo somos personas discretas. Sin dar nombres os diré que contamos con el catador oficial de Fabadas Latoral (la segunda marca de Litoral para el mercado asiático), una peluquera de chimpancés, la dobladora de Maggie Simpson en taiwanés y malayo, el principal mantenedor de paginas de guarrillas On-line, el contador de árboles de la casa de campo e incluso en el hombre bala del Circo Mundial de Soria… Esto es sólo alguno de los ejemplos de los grandes talentos con los que contamos.

Además nos encanta invitar a viejas glorias. Este año viene Joselito, me he aprendido todos sus temazos y pienso subirme a hacer los coros. Como se me adelante María Isabel, esta vez sí que va a preferir estar muerta… 

miércoles, 28 de noviembre de 2012

MÁS VALE NAVIDADES SOLA QUE MAL ACOMPAÑADA


Me estoy haciendo mayor, cada vez el tiempo se me pasa más rápido. Todavía me duele la cabeza por la resaca de Nochevieja y ya estamos a finales de noviembre… Ya es Navidad, lo dice el Corte Inglés, las luces y las ciento y una cena que se me acumulan en la agenda y me impedirán cerrarme los vaqueros para el día 25. Este año me he prometido a mi misma portame muy muy bien: lechuga, caldito, pescado y pechuga a la plancha entre semana… Aunque, como cada año, el turrón Suchard ganará la batalla. Soy la Reina de hacerme promesas que nunca voy a cumplir. Yo y yo misma lo sabemos pero nos encanta seguirnos el juego.

El caso es que este año todo el mundo a mi alrededor se ha puesto de acuerdo para tener pareja y encima rollo súper formal. Ya me estoy viendo las cenas de primos. Por parte de padre, a mi me emparejarán con Inés, un bombón adorable. Inés es de esos pocos bebés que de verdad molan. Sólo hay un problema me temo que a las 8.30; mi acompañante me abandonará. Acaba de cumplir un año y es de sueño ligero.

Por parte de madre, todos están emparejadísimos as well. En este caso, la pareja asignada será masculina, más maduro y muy muy atractivo. Se llama Teo y es un elegantísimo bulldog inglés.

Por otro lado, en mi grupo de amigos, las parejas también están a la orden del día. Todos están súper in love. Bueno, tenemos un amigo que sigue soltero, pero no por mucho tiempo. Es guapísimo (como todos en mi grupo) si eres feo no te ajuntamos, eso es así. Súper buen tipo y encima arquitecto. Solteras del mundo es uno de los poquísimos buenos que queda. Podéis mandarme el CV con foto, aunque  es hiper exigente, aviso. Luego estoy yo, pero sería demasiado egoísta por mi parte que, alguien tan especial, estuviese con uno solo chico. Yo me debo a todos.

Mientras la poligamia no esté aceptada, tendré que seguir yendo a cenas de parejas con amigos homosexuales que no se atreven a salir del armario; me sentaré en la mesa de los niños; o aceptaré citas a ciegas con informáticos de treintay, que viven con sus madres, coleccionan warehammer, hacen la Torre Eiffel con bastoncillos para los oídos y  alguien asegura que “somos almas gemelas”.

martes, 27 de noviembre de 2012

CUIDADO CON LO QUE DESEAS PORQUE PUEDE HACERSE REALIDAD


Siempre que veo a Rajoy me viene esa frase a la cabeza. 8 años soñando con la Moncloa, para llegar allí y ser su peor pesadilla. En el mundo hay gente que nace con estrella y otros estrellaos. El Sr. Presidente y yo somos de este segundo grupo. De los que cada vez que logramos un sueño, es a destiempo  o no era ni la mitad de molón de lo que parecía, como que ya no hace ilusión.
Yo por ejemplo desde que vi a Robert Pattison en una peli de Harry Potter le quise conocer. Cuando estrenaron la 3ª de Crepúsculo estuve con él, y los otros 2 del clan vampírico (Fotogramas). La mayor decepción de la historia. El hombre lobo de cuerpazo me hizo sentir un dragqueen. Mido 1,73 y llevaba tacones (a ver, ¿mediría 1.85 ese día?) pero no es razón suficiente para que un hombre lobo me llegue por debajo del hombro (igual exagero un poco). Bella estaba un poco calva (esto es 100% verdad) y Robert tenía los dientes feos. Ya es mala leche, con la de actores que hay en el mundo (que tampoco es un papel tan complejo) elegir para hacer de vampiro a un tipo con dientes feunos. Llegué a mi casa hundida, desolada. Cómo está el patio, pensé, si hasta los vampiro tienen los dientes feos, ¿qué me espera a mi en el mundo de los mortales?
Otro de mis grandes sueños, está todavía sin cumplir es irme de fiesta con Kiko Rivera. La idea de pegarme con unas cuántas chonis de tetas siliconadas a priori me da un poco de miedete. Estas tienen mala leche, no hay más que verlas en Gandía Shore, pero yo SÓLO voy en plan amiga que a mi Kiko ni con un palo. No te ofendas Paquirrín, pero es que yo respeto mucho a los padres de familia.

También he tenido sueños de a pie no os creáis, pero el resultado ha terminado siendo el mismo. Recuerdo mi amor viajero (por avión y metro). Lo vi por primera vez en Barajas, los dos cogíamos un vuelo con destino a Cancún. Bueno nosotros y 300 estudiantes más de CUNEF(como él) y de la Carlos III (como yo) de viaje de Ecuador. Por si hasta este momento no os habías dado cuenta, en mis sueños de felicidad absoluta suele haber algún elemento distorsionado. En este caso era chico. En mi cabeza PERFECTO, aunque para el resto de los mortales (por lo visto) era  lo más parecido a Farruquito con sobre peso, ojos azules y una patata en la boca. El caso es que me lo cruce en baño antes de embarcar y anuncie a mis amigas que había conocido al hombre de mi vida.
Como suelo conocerlo un par de veces al día no le dieron demasiada importancia. Pero cuando les dije de quien se trataba, se preocuparon pensando que ya estaba borracha, que haría un Melendi en el avión sin ni siquiera haber tomado aun ni un mojito…

Al volver a Madrid durante un mes y medio estuvimos coincidiendo todos los martes y viernes el mismo vagón de metro. Él dudo que me viese, probablemente estaba más atento de su bocadillo de chopped o del culo de la señorita de al lado. Pero yo estaba convencida de que era el destino. Se bajaba en Alonso Martínez para ir a Cunef, yo seguía para ir hasta Avda. San Luis donde hacía prácticas en Telva. Era todo tan romántico.
Por fin el día 5 de junio (mi cumpleaños) el sueño se hizo realidad. Estaba en Green celebrando con mis amigos y apareció él. Se acerco a mi, porque se había dado cuenta que era el amor de su vida, o ¿no?

El hechizo se rompió no era gilipollas, eso sería un cumplido. La patata en la boca (que tuvo que venir su amigo para hacerme de traductor), su camisa sudada (no te enseñaron en tu universidad de pago un poco de higiene personal), su pestazo a tabaco y whisky, la necesidad imperiosa por tocarme el culo, las ganas de llevarme a su casa sin ni siquiera haberme preguntado el nombre... Aquel tipo consiguió que yo, un pequeño pony que creía en príncipes azules, despertara para siempre como Dorothy lo hizo en Kansas, yo en la cruda realidad. Deje de creer en el amor, en los cuentos de hadas y finales felices.

Sabéis lo que os digo, ¿para que estar con uno sólo si puedo estar con todos? Total la decepción te la llevas igual.

lunes, 26 de noviembre de 2012

DESMONTANDO LA NAVIDAD


Benedicto XVI ha estado investigando y dice que en el portal de Belén no había ni mula ni buey. Su Santidad, por ahí sí que no paso, ¿qué vamos hacer con ellos? ¿otros dos más en la lista del INEM? ¿Qué va a ser lo siguiente? ¿Que Jesús no fue un bebe de 7 kilos con rizos rubios y mejillas rosadas? ¿Que en el mes de diciembre no dormía sobre paja cubierto por un pañal de tela? Por cierto un paréntesis, en aquella época los pañales y calzoncillos de tela debían triunfar mogollón. Jesús los llevaba muchísimo, ¿os habéis dado cuenta que tanto en el Belén como en la Cruz va vestido de la misma forma? Y eso que han pasado 33 años entre uno y otro momento.

Sr Papa si va a investigar, hay cosas que verdaderamente chirrían en esta historia. Para mi es tremendamente sospechoso el tema de los regalos. A ver, los Reyes Magos, unos tipos que se recorren medio mundo en camello guiados por una estrella, ¿no se habrían informado un poco más sobre las necesidades de un niño? El oro tiene su pase, a todos los críos se les regala una medallita de la virgen de la Macarena aunque no sirva para nada. Pero el incienso y la mirra; eso es tener muy mala leche ¿no? Si te cruzas medio mundo te traes una cuna/nido, un carrito McLaren, o un juego de chupetes y biberones, algo que tenga utilidad digo yo.

A mi los Reyes Magos (y si no fueran reyes y si eran reinas) siempre me han intrigado bastante. Yo estoy convencida que es el primer matrimonio poligámico homosexual de la historia. Melchor, el viejete, ya había cumplido una edad pero seguro que sabía latín y dirigía la orquesta, Gaspar era su primer discípulo y Baltasar el negro (no digo más).

Luego está Papa Noel, un espíritu libre que vive en Laponia rodeado de enanos (un vicioso). Dicen que está casado con Mama Noel pero es pura tapadera.  En cualquier caso no me digáis con la cantidad de animales voladores que existen empezando por los avestruces y terminando por los murciélagos, pasando por las gallinas y los gorriones, ¿Por qué este viejete elige a un grupo de renos para volar con su trineo y repartir regalos? No tiene ninguna lógica, ya os digo no es de fiar.

jueves, 22 de noviembre de 2012

¿CONDUCIR O NO CONDUCIR? (3ª PARTE)


Si soy sincera una vez sí tuve un accidente. Fue una semana antes de examinarme del carnet. Entonces, era una gran conductora y no lo digo yo, leer con atención. Era un domingo por la tarde. Dado mi amor a la fórmula 1, esta vez no emulaba a Schumacher sino a Alonso en un anuncio de Renault, que por entonces se emitía en la tele. No conducía, sino que me deslizaba por cada curva. La gente se giraba al verme pasar y me miraba con asombro. Era la diosa de la carretera, pura magia. ¿Habéis visto alguna vez un unicornio? Pues eso era yo al volante, algo inimaginable para el común de los mortales. Pero el trauma de aquel día lo cambió todo. Perdí mi don, como un hada sin su varita o Eva tras morder la manzana. La simbiosis entre el coche y yo nunca volvió a ser la misma… 

Todo sucedió al llegar al cruce de la muerte (y nunca mejor dicho porque estábamos frente al tanatorio). Out of the blue apareció un ceda el paso y a mi se me olvidó cómo se frenaba. Intenté hacer memoria y lo único que recordaba es que Pedro Picapiedras frenaba sacando los pies y hacía presión contra el suelo. Pero yo no podía y veía cómo mi coche se iba acercando a una carretera general por la que venía un monovolumen. Pensé, seguro que ellos frenan, total si ven que no frenamos nosotros, ellos frenarán. Pero, no frenaron, así que acabamos frenando uno contra otro; con el tanatorio de Pozuelo como escenario de fondo… Salí del coche, acojonada es poco. Sabía que mi vida corría peligro.

De repente el campo abierto se volvió un sitio claustrofóbico. La ira de mi padre, mi acompañante en aquel trayecto, lo llenaba todo. Si la escena no era suficientemente trágica, del coche contrario se bajaron Borja y Cuqui, una embarazada de 8 meses y medio. A estas alturas el niñ@ tendrá 4 años. Pobre criatura, no tengo en mucha estima a los niños, pero este casi me dio pena. Si no tenía bastante con esos progenitores encima yo le hice nacer estresao…

Ni que decir tiene que la bronca que me cayó en casa fue de campeonato… Aquí terminaron mis tiempos de buena conductora. Era necesario que conocieseis este trágico momento de mi vida para que, a partir de ahora, podáis empatizar. Ha supuesto mucho, mucho tiempo de terapia sobre el diván del psicoanalista. Por primera vez me atrevo a contarlo. A compartirlo con alguien, mientras cubro de lágrimas el teclado de mi ordenador. Espero que de ahora en adelante me comprendáis y, aunque no me entendáis no me juzguéis.
Hola soy Lucía y soy una mala conductora.
 Nota: Puede que con el último párrafo haya exagerado un poquito, pero hoy tengo un día Drama Queen TOTAL y en mi blog mando YO.